RAFA KAS, UN LUJO A TU ALCANCE

septiembre 10, 2012

En 1982 un jovencísimo Rafa Kas echa a andar el trío Tratamiento Anticaspa y también comienza su propia singladura musical que lo llevaría a colaborar en distintas formaciones del entorno (Güextia, Esquil y Los Mures), a ser reclutado como bajista de Ilegales, a emprender una etapa como mercenario en bandas estatales como Desperados o La Unión y a poner en marcha un sinfín de combos (Nenuco y Los Prenatales, The Tuscany Valley Experience, Dangerous Kitchen…), algunos de los cuales todavía amenizan las noches de numerosos antros, todo ello sin olvidar su paso por la docencia en el Taller de Músicos de Oviedo (Escuela Pedro Bastarrica).

 Rafa es nuestro guitar hero local, pero es un héroe accesible al que no cuesta nada encontrar en el Savoy y otros locales derramando sobre la audiencia los mejores aromas del rock’n’roll y otras hierbas de dudosa procedencia. Quizá por eso, por su accesibilidad, no lo valoremos como se merece: bajamos unas escaleras, pedimos una cerveza y ya está sonando la guitarra de Rafa Kas… ¡Y eso es un lujo, carajo!

 Acaso toda tu trayectoria posterior lo haya oscurecido un poco, pero estamos seguros de que Tratamiento Anticaspa fue un proyecto en el que pusiste toda la ilusión, porque eso es lo que pasa siempre cuando se empieza. ¿Cuál es tu visión ahora de la trayectoria del grupo y qué es lo que más valoras de aquellos años?

 Personalmente, nunca he superado la ruptura de Tratamiento. Fue, como gran parte de las circunstancias de mi vida, un desmorone de un castillo de naipes sin acabar, pero en el que habías empleado diez barajas. No creo ahora que fuésemos un grupo muy influyente, aunque teníamos buenas ideas y éramos una piña trabajando, que es lo que más echo de menos, esa sensación de ser todos parte de la máquina, trabajando codo con codo por una idea común. Aunque echando la vista atrás, teníamos conceptos muy novedosos, como una imagen entre punk y new wave, y un concepto muy power pop. Sin embargo, hay que decir que, pese a lo que se pueda pensar, Fredo Ron era el que más influía en Tratamiento en la dirección estética y artística. Yo me encargaba de traer temas y, aunque no siempre, sí en una buena parte de las ocasiones, Fredo escogía, hacía arreglos y cohesionaba una dirección. Por supuesto, mi referente eran The Police, así que las canciones eran rápidas y cortas. Sería estúpido negar la tremenda influencia de Los Ilegales, así que ahí queda eso también. Desgraciadamente, soy un pésimo letrista, y el resto de la banda no eran Cortazar, que digamos, así que las letras no son nada memorable. Eran simplemente un vehículo para trazar una melodía. También hay que resaltar la importancia que tuvieron en el proyecto Chencho Mol, con su “colorista actitud”, y Luisfer Gin, que es un musicazo de un calibre descomunal. Creo que sin todos ellos, yo no sería lo que rayos sea yo.

 ¿Cómo fue la grabación del mini LP Y yo con estos pelos (SFA, 1986) y qué pasó con ese disco?

 La grabación fue puro cachondeo. ¡Pobre Pedro Bastarrica! Le tocó lidiar con unos jóvenes prematuramente alcohólicos y un poco histéricos, por ser su primera grabación. Sin embargo, hay que ver lo útil que nos fueron las maquetas, hechas con claqueta desde la primera que hicimos con Mento Hevia. Gracias a esa sana costumbre, pudimos hacer ocho temas en cuarenta horas, mezcla incluida. A más de uno hubiese querido ver yo en esas circunstancias. El primer atasco lo tuvimos con “Tenía Caspa”. En un momento del tema, Chencho tendía a bajar el tempo ligeramente, lo que ocasionó una bronca entre nosotros descomunal. Estábamos tan obcecados y violentamente cabreados (lo que tenía al pobre Pedro acojonadito), que Fredo tomó una drástica decisión, que contribuyó a descolocar a Pedro más aún (y todavía no sabía lo que se le venía encima): paró la grabación durante dos horas y nos llevó a emborracharnos a base del infame Los Corales. Cuando volvimos al estudio, abrazados entre nosotros y con las botellas medio vacías en la mano, Pedro pensó que era el fin, pero se equivocó. En tres horas, nos cepillamos medio disco, con improvisado cambio de instrumentos entre Fredo y yo para la versión de “Yesterday”, para asombro de un ya noqueado mentalmente Pedro Bastarrica. Sin embargo, al ver el resultado, empezó a sacar ese sentido del humor que le hacía único, y la grabación se convirtió en una fiesta. Fredo grabó un par de baterías, y Chencho hizo un par de recordings de timbales y todo arreglado. Yo utilicé un Vox AC30 a transistores, un Ibanez TS808 de Pedro y una guitarra Ibanez Roadstar II de Paco Loco (que colaboró activamente en el desmadre final del tema “Y Yo Con Estos Pelos”, ya que la mía fue sustraída por algún malnacido en un lupanar de nuestro local de ensayo, junto con un Flanger Ibanez y un Tube Screamer TS809 (estos últimos no aparecieron jamás, pero la guitarra apareció en una tienda de la calle Aguado cuatro años más tarde, y fue localizada por Manolo Valcárcel, que Dios bendiga y tenga en su gloria). Fredo, Pedro y yo nos trabajamos la producción con Pedro. Bueno, yo me ocupaba más de los efectos de ambiente y de los planos de las guitarras, y Fredo de buscar una gran pegada en el sonido, mientras Pedro nos equilibraba para que no hiciésemos demasiadas estupideces, aportando todo su bagaje como animal de estudio, que lo era. Fredo, no obstante, tenía muy claro cómo quería que sonara el disco. Siempre he creído que con su decisión de retirarse, perdimos a uno de los grandes talentos musicales del panorama asturiano, aunque el muy capullo no estará de acuerdo y aprovechará para sacarme los colores, si tiene la oportunidad de leer esto, y ponerme un rato a parir (pero yo sé bien que en el fondo…).

 La historia de la S.F.A. está llena de puntos un tanto oscuros y ese disco es uno de ellos. Yo no sé muy bien que mierda habrá pasado con todo el catálogo de masters de los años 80, pero creo que unos cuantos discos merecerían una pequeña tirada en CD. No sé cómo pasó, pero hace poco se encontraron un montón de vinilos, entre ellos el nuestro, en una cueva (sé que suena increíble…) por ahí tirados. Desde luego, a mi parecer, la compañía nunca apoyó ninguno de los productos editados como se merecían, y no estoy hablando únicamente de nuestro trabajo. Yo era joven, rematadamente imbécil e inexperto y nunca he visto un miserable duro de ese disco. No comprendo cómo la S.G.A.E. puede sacar un trabajo, porque la compañía paga el disco, sin tener esas canciones registradas en ninguna parte. Vale, la culpa es mía por inconsciente, pero no entiendo que estos individuos acosen a los bares, los consumidores de material informático, las orquestas de bodas, los DJ’s, etc, y luego no defiendan los derechos del pequeño autor (es que si no lo sabías, hay una escuela de Grandes Autores, y me pregunto si lo que hace grande a un autor es el número de copias vendidas…).

 Se podría decir de la banda que teníais una actitud punk, pero, como solía pasar en Gijón, era difícil encuadraros. Quizá los grupos de Oviedo estaban más atentos a las tendencias del momento y eran más marcadamente ochenteros mientras que los de Gijón iban más por libre y, en general, tenían un sabor más clásico. No sé si estás de acuerdo… En todo caso, ¿qué diferencias notabas entre las escenas de una y otra ciudad?

 Creo que Oviedo tenía una intención de modernidad más definida, se podía palpar más la vocación estética en grupos como Modas Clandestinas o Salón Dadá, así como una influencia más europea, mientras que grupos como el nuestro teníamos una vocación más americana, más influidos por The Knack o Code Blue. Ahora bien, en Gijón no se puede decir que nos quedásemos atrás. En nuestro arsenal de armas secretas anti-carbayonas, disponíamos de los siempre elegantes Fuera De Serie, y los super-innovadores Yola de Mento Hevia, y en el caso de los últimos, nunca he visto una intención de investigación estético-musical tan profunda. Eran nuestros Devo con montera picona.

 Respecto a la actitud “punk” de Tratamiento, no sé qué responder. Creo que la banda tenía intención de ser Nirvana o Green Day, con una década de antelación.

 Es asombroso para mi, al descubrir esas bandas, llegar a la conclusión de que empezaron justo en el momento en que estábamos nosotros cuando lo dejamos. Puede que suene muy pretencioso, pero creo que Tratamiento Anticaspa se adelantó a su tiempo, y me importa una puta mierda que suene pretencioso: Tratamiento Anticaspa hubiesen funcionado muy bien de haber hecho lo que hacían cinco ó seis años más tarde. (¿Es esta frase una muestra de mi supuesta actitud punk…?)

 A través del libro No se salva nadie de Rafa Balbuena nos enteramos de dos cosas: de la grabación de una maqueta financiada por EMI y de un incidente con el productor Paco Trinidad que dio al traste con el intento de establecerte con el grupo en Madrid. ¿Podrías facilitarnos más detalles sobre estos asuntos? ¿Se puede escuchar hoy esa maqueta?

 La maqueta financiada por EMI fue cosa de un amigo común de Kike Louie y mío. En la que fue para mí la mejor etapa de la banda, Kike ejerció de manager durante un tiempo, y yo fui feliz porque era un aspecto menos del que me tenía que preocupar. Desgraciadamente, la maqueta fue un fracaso, ya que el estudio en que grabamos era mega-cutre, y yo no podía hacer “recordings” de mi voz, que ese día no estaba en sus mejores condiciones. Si no recuerdo mal, grabamos al día siguiente de un concierto en La Vaca Austera, y claro, pasó lo que tenía que pasar… “Buscando Alemania”, uno de los mejores temas de la banda, aunque con una letra rozando en lo espantoso, quedó grabada con la voz fuera de tono, así como “Mejor es así”. Sin embargo, “Bombarderos de Graffiti”, “Kómotúketal” y “4 grados FH” quedaron de puta madre. Las opiniones son como los culos: todos tenemos uno, y a veces la caga, aunque no sé si la cagada fue suya o nuestra. Ya os facilitaré una copia.

 Respecto al “Incidente Trinidad”, la cosa ocurrió así: acabábamos de tocar en El Templo del Gato por tercer día consecutivo, y en Madrid se rumoreaba que había un grupo muy fresco que tenían un show muy loco, así que cayeron varios pesos pesados a conocernos, entre ellos unos Ronaldos que aún no tenían el primer disco, y el “señor” Paco Trinidad. El ex “Ejecutivo Agresivo” me pilló por banda, diciendo que le había gustado mucho y que le gustaría trabajar sobre esos temas. Yo estaba encantado con la perspectiva. Por fin podríamos competir a un nivel un poco superior. Las Puertas del Cielo. Y de repente, el muy cretino me espeta que está hablando de trabajar únicamente conmigo, que había que prescindir del resto de la banda. Si no me conoces bien, esta es una de las pocas cosas que no tolero, así que le dije TEXTUALMENTE que también yo creía que él podía prescindir de sus intestinos, los cuales le iba a extraer a patadas por el culo, y anudárselos a una oreja (una “jorjonada”, lo reconozco, pero es que somos así…). El tipo marchó rápidamente de allí, farfullando que me iba a hundir la carrera y alguna estupidez más por el estilo, y tal vez haya logrado parte de su objetivo, ya que en muchos círculos de la industria se me etiqueta como “conflictivo”, lo que me la trae al pairo. Tal vez haya tirado una fulgurante carrera por la borda, pero aún conservo a mis amigos y duermo muuuuuuuyyyyy tranquilo.

 ¿Cómo fue tu paso por Ilegales, el cambio de instrumento y todo eso? ¿Qué balance haces de esa etapa?

 ¡Joder! ¿Qué balance se puede sacar de estar en el mejor grupo de rock de España sin paliativos? El mejor de los posibles. Una puta locura constante, carretera por un tubo, vivencias que algunos ni siquiera pueden imaginar y a mí me tocó vivir, grandes camaradas para toda tu vida y una experiencia musical que me enseñó la responsabilidad de tocar al 120%, porque no se puede conformar uno con menos. Por descontado, hablando del personaje, hubo momentos muy tensos y muy difíciles, ya que si no Jorge no sería Jorge, pero tengo que hacer mucha memoria para recordar alguno y no cambian el resultado de la balanza. Como dice Jorjón: “Rafilla siempre será uno de los nuestros, un Ilegal”, y tiene razón.

 El cambio de instrumento no supuso un problema para mi, ya que siempre he tocado varios instrumentos y me encanta componer líneas de bajo. Aparte, el papel del bajo en Ilegales es ser una especie de guitarra rítmica, y hacer el trabajo de mis antecesores en el cargo fue todo un desafío, sobre todo las líneas de bajo del gran Íñigo Ayestarán, aunque soy un fan de la mano derecha de Willy Vijande.

 Creo que soy muy afortunado por haber vivido (¿bebido, quizás?) todo esto.

 ¿Qué es lo mejor y lo peor de ser un músico contratado y convertirse en una especie de mercenario del rock?

 Muy pocas veces en mi vida he tocado como mercenario. Tengo la inmensa suerte de que la gente acude a mí para que sea yo mismo y, claro, eso hace que me involucre en todos los procesos. Yo no he tocado con La Unión, Los Toreros Muertos, Alphaville o Desperados: he sido parte de esas bandas en un momento en el tiempo, y eso es muy diferente de ser un mercenario. Tocaba “Molly”, “Hoy Es Domingo” o “Más Y Más” con la misma pasión que “Enamorados en Varsovia” o “Y Yo con estos pelos”, así que no creo poder responder a esta pregunta con precisión. Las pocas veces que he actuado así, (Alex de La Nuez y Diego Vasallo se me vienen a la cabeza…), no me he sentido bien. Fue lo que nos dio por llamar “bolos alimenticios”, pero para mi era tan humillante, que trataba de pasar lo más desapercibido posible, mientras que con La Unión, me tiraba orgulloso a marcarme un solo al lado de Mario, en primera fila. Dejemos esto muy claro: soy un rocker en todos los aspectos. Si detecto actitud rock en lo que haces (y este es un concepto muy amplio), haré que tus temas suenen a rock y pondré una parte de mi en cada uno de ellos.

 Nos gustaría que comentases tu dedicación a la docencia musical: ¿qué te aportó como músico y en el plano personal esa labor?

 Empecé dando clases porque alguien pensó que yo podía enseñarle algo a alguien (menudo lío, ¿eh?). Esos “alguien” fueron Yayo “El Jefe” y Juanjo Mintegui. Viendo que no se me daba del todo mal, porque mantenía a mis alumnos conmigo mucho tiempo, empecé a indagar más sobre métodos, teoría musical, etc., de la única manera que sé hacerlo: siendo un autodidacta. Ahora sigo siendo un autodidacta que es capaz de leer y escribir solfeo y tener discusiones de armonía con pianistas de jazz. Evidentemente, el estudio hizo que mis capacidades como músico aumentasen exponencialmente hacia infinito (por si alguno no entiende la frase o le parece que me creo algo, le recomiendo una segunda lectura y despacito; sólo significa que tengo mayores posibilidades de ser un buen músico, no que lo sea). En el plano personal, es muy gratificante que los conocimientos que tú has adquirido se vayan a transmitir, al menos durante un tiempo, y cuando alguno de mis alumnos triunfa en algo (Álvaro Bárcena, Igor Pascual o Borja García, por ejemplo), me siento muy orgulloso de haber sido una ínfima parte del proceso, porque el potencial ya estaba ahí.

 ¿Eres de verdad capaz de llevar en la cabeza todos los grupos que, por decirlo de alguna manera, mantienes abiertos? ¿Qué porcentajes hay en esa actividad casi compulsiva de intento de dar salida a tus varias personalidades musicales, de afán exhibicionista (dicho esto sin intención maliciosa: lo consideramos un componente normal de la vida en los escenarios) o de mera actividad económica para ganarse unas perras?

 La razón por la que participo en tantos grupos es porque soy absolutamente ecléctico y me gustan muchos tipos de música, y yo no debo obligar a gente que está conmigo porque les gusta mi onda más “hard rock” a tocar temas de Hank Williams o Jimmy Reed. Cuando estoy en escena, soy muy poco consciente de lo que hay más allá de la línea de monitores, cuando hay suerte y la hay. No es una cuestión de “¡Mira, mamá, sin manos!” o algo así. Soy un poco arisco y reservado y esa es la razón de que me ponga un poco chuzo cuando toco: el alcohol envalentona. Por supuesto, me gusta quedar bien y ganar dinero con mi oficio, ya que ese es mi concepto de triunfar, pero es la pura Música en todas sus facetas la que me mueve y me da motivación.

 Con todas esas bandas y a lo largo de tu trayectoria has tocado diversos estilos musicales y a todos les habrás pillado el punto, pero ¿con cuál te sientes más identificado?

Supongo que con The Tuscany Valley Experience, porque el sentimiento de equipo y camaradería es muy similar al de Tratamiento, y es un grupo en el que caben muchas tendencias. Desgraciadamente, no es un proyecto profesional, ya que para eso están Los Izquierdos, pero seguiremos tocando para divertirnos.

 ¿Qué es lo que más valoras en una canción?

 Lo que más valoro de una canción es que me deje una jubilación como la de Teddy Bautista, 24.500 € al mes. No, en serio, lo que más valoro de un tema es que despierte un sentimiento en mí, bien sea ira, tristeza, amor, alegría… Aparte, también ha de ser algo innovadora armónicamente hablando, es decir, dudo que me despiertes un sentimiento que no sea el aburrimiento más absoluto con una canción cuyos acordes sean Do M La m Fa M y Sol M, joder, que están más vistos que el TBO, y la gente sigue tragando la misma mierda cuando pongo la radio o la televisión. Las compañías discográficas llevan queriendo vendernos el mismo tema cincuenta años, y lo peor es que lo consiguen. ¿Quieres un single de éxito? Coge una buena caja de ritmos y plagia el ritmo más bailado del momento, cambiando un par de cositas, pon el tempo entre 110 y 130 golpes por minuto, utiliza la secuencia de acordes que te comentado antes, busca a una chica mona y no muy inteligente, es decir, preferentemente rubia y cuyas meninges cerebrales se hayan inflamado en la zona torácica posterior y en la parte más baja de la espalda, que cante decentemente, o si no, pues ¿para qué está el programa Antares?, y búscate un buen productor y arreglista. Millonario instantáneo. Eso sí: por decencia usa un pseudónimo y no digas que te lo dije yo, por favor.

¿Cuál es tu opinión sobre la música que se está haciendo ahora, tanto en España como en el resto del mundo? ¿Qué se puede destacar?

 Afortunadamente, siempre hay campos muy interesantes donde experimentar y trabajar. Últimamente, me decanto hacia las músicas tipo King Crimson y ciertos experimentos de música independiente, como Jack Conte. También escucho Mars Volta, Porcupine Tree, Muse… En España no conozco apenas nada, porque seguimos empeñados en hacer lo de siempre. Si me quedo con alguien innovador, serán Chiquita y Chatarra, Electric Buffalos, y Alto Volto. Yo creo que la gente no esta nada interesada en la música como medio de expresión artístico. Compran lo que les resulta familiar a la oreja. Eso hace que intentar evolucionar sea siempre una tarea compleja.

 En tus actuaciones siempre hay una parte de muestra de virtuosismo técnico, pero yo también capto una vertiente paródica e incluso autoparódica partiendo de los tópicos del rocanrol: ¿está eso de verdad ahí o es cosa mía?

 ¡Jejeje! Bueno, el humor pertenece a la música también, como decía Frank Zappa, pero te engañaría para quedar como megasuperguay si me quedase aquí. Lo cierto es que esos topicazos del rock, como la guitarra en la espalda a lo Hendrix, los molinos tipo Townshend o los pasos como Berry, son arquetipos estereotipados de comportamientos escénicos, pero siguen siendo divertidos y a la gente les gusta, y a mí también,  así que ¿por qué no proporcionar un poco de diversión?. Y sí, esto sí es “¡Mira, mamá, sin manos!”, pero me gusta hacerlo, aunque a veces se transforman en una carga, y sí, rozan un poco el ridículo, pero… ¡qué cojones!, es absolutamente innecesario, pero muy entretenido y circense, y el mundo del rock tiene mucho que ver con el circo. De hecho, hay cada crítico musical que se ganaría más bien la vida como payaso… (¡pobres payasos…!).

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: